CARTA QUINCENAL DEL PÁRROCO

Queridos todos:

Entramos en el mes de mayo, mes de María. Es un tiempo muy especial para honrar a Nuestra Bendita Madre del cielo. Tengamos durante estos días detalles con ella. Damos algunas sugerencias:

Meditar en los cuatro dogmas acerca de la Virgen María que son:

Su inmaculada concepción: A la única mujer que Dios le permitió ser concebida y nacer sin pecado original fue a la Virgen María porque iba a ser madre de Cristo.

Su maternidad divina: La Virgen María es verdadera madre humana de Jesucristo, el hijo de Dios.

Su perpetua virginidad: María concibió por obra del Espíritu Santo, por lo que siempre permaneció virgen.

Su asunción a los cielos: La Virgen María, al final de su vida, fue subida en cuerpo y alma al Cielo.

También podemos recordarla y honrarla como Madre de todos los hombres. María nos cuida siempre y nos ayuda en todo lo que necesitemos. Ella nos ayuda a vencer la tentación y conservar el estado de gracia y la amistad con Dios para poder llegar al Cielo.

Es Madre de Dios y Madre Nuestra, así nos la dio Cristo desde la Cruz. María es, además, la Madre de la Iglesia.